El Castillo

El Castillo de Castelldefels, situado en la franja costera entre el macizo del Garraf y Barcelona, es el símbolo protector e icónico de la ciudad. La iglesia que hay a su interior, datada del siglo X, es su la parte más antigua y está construida sobre restos ibéricos y romanos.

El Castillo sirvió durante siglos para el control territorial y defensivo de la ciudad contra las invasiones árabes, y entre los siglos XVI y XVII, contra los ataques de piratas berberiscos.

El año 1897 Manuel Girona, banquero y político catalán, compró y rehabilitó el Castillo, que se encontraba en estado de ruinas. Durante la guerra civil fue utilizado como centro de instrucción militar por las autoridades republicanas y, posteriormente, la iglesia se convirtió en un cuartel de los brigadistas internacionales y en prisión preventiva de desertores e indisciplinados.

Espacios expositivos

La iglesia

La iglesia Santa María de Castelldefels, documentada por primera vez en 976, constituye el espacio más antiguo del conjunto del Castillo. El conde Sunyer lo encarga al monasterio de Sant Cugat, en una época en qué Castelldefels era tierra de frontera con el Califato musulmán de Córdoba. Construida sobre restos ibéricos y romanos, contiene en sus muros grafitos de los testigos de la prisión disciplinaria de brigadistas internacionales que hubo durante la guerra civil. Su visita ofrece una experiencia inmersiva audiovisual para conocer de manera clara, visual y cronológica los orígenes de la ciudad y su relación con la piratería.
El Castillo | Castell de Castelldefels | Visita el Castell

Sala de maquetas

La evolución del Castillo de Castelldefels es testigo del contexto político, económico y social de cada época. Una sala con diferentes maquetas del castillo permite descubrir las grandes transformaciones que sufre el conjunto a lo largo de su historia, desde el siglo XIV y hasta la actualidad. A través de planos y otros elementos de apoyo se conocen los cambios que se producen en Castelldefels, desde el poblado ibérico hasta el siglo XXI, mostrando la evolución urbanística de la ciudad.
El Castillo | Castell de Castelldefels | Visita el Castell

Planta Noble

La planta noble está formada por diferentes salas que nos ayudan a entender la vida en el castillo por parte de una familia acomodada. La sala Institucional o sala Noble es la más destacable del castillo y conserva el aspecto de su última restauración del año 1897, cuando Manuel Girona, político y banquero catalán, adquirió el castillo y mandó su restauración al arquitecto Enric Sagnier. Testigo de grandes fiestas y celebraciones de la burguesía catalana de finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, destacan una chimenea de piedra y escayola decorada con motivos vegetales, arrimaderos de madera que recuerdan en la época medieval y menajes.
El Castillo | Castell de Castelldefels | Visita el Castell
La sala de Esgrima es un espacio acogedor decorado con pinturas del siglo XVIII y restauradas a finales del XIX. Consta de un amplio ventanal en orden a un torreón del año 1734 y al Parque Natural del Garraf. En esta misma planta encontramos también la sala Comedor, la sala de Confianza, la sala China y la sala de los Grafitos.
El Castillo | Castell de Castelldefels | Visita el Castell

La terraza o mirador

En la planta superior encontramos una azotea – mirador. Situado en el punto más alto del Castillo, dispone de unas maravillosas vistas desde donde contemplar la ciudad, Barcelona, el mar y el Parque Natural del Garraf.
El Castillo | Castell de Castelldefels | Visita el Castell

Configuración de Cookies


Mas información